Alteraciones eyaculatorias que pueden afectar la fertilidad

Los trastornos de la eyaculación que pueden afectar la fertilidad masculina son principalmente: la eyaculación precoz o temprana, la eyaculación tardía o retardada, la eyaculación retrógrada y la aneyaculación. El Dr. Andrés Estrugo, urólogo de Fertilidad Monteblanco explica en qué consisten, cómo afectan la fertilidad y se refiere a los tratamientos más habituales.

Las alteraciones de la eyaculación son un problema frecuente y de alta prevalencia entre los hombres, que no sólo puede provocar un deterioro sicológico en el paciente y su pareja, sino que también constituye una posible causa de infertilidad masculina, por lo que en ocasiones requiere de un tratamiento multidisciplinario.

El Dr. Andrés Estrugo, urólogo de Fertilidad Monteblanco explica que entre los trastornos de la eyaculación que pueden afectaren más o menos medida la fertilidad son fundamentalmente: la eyaculación precoz o temprana, la eyaculación tardía o retardada, la eyaculación retrógrada y la aneyaculación.

  • Eyaculación precoz

Se define como aquella que, en el intravaginal, desde que el hombre penetra hasta que eyacula, pasa menos de un minuto. Como hay insatisfacción tanto del hombre como de la mujer respecto de su actividad sexual, eso eventualmente podría hacer que las parejas eviten tener sexo. Los tratamientos de esto son fundamentalmente farmacológicos y también tienen que ser tratados con psicólogos y psiquiatras.

  • Eyaculación retardada

Es aquella en que al hombre le cuesta tener su orgasmo, a pesar de tener un muy buen estímulo desde el punto de vista sexual. Esto también afecta la fertilidad en cuanto a que el hombre no puede eyacular dentro de la vagina de su pareja. Los tratamientos en estos casos pueden ser farmacológicos o también de tipo conductuales, con algún siquiatra o psicólogo.

  • Eyaculación retrógrada

Afecta claramente la fertilidad, porque el hombre al momento de tener un orgasmo, su eyaculación la emite hacia la vejiga. Esto es causado fundamentalmente por alteraciones de esfínteres internos o del cuello de la vejiga.

  • Aneyaculación

Es el hecho de que el paciente pueda tener un orgasmo, pero no eyacular; es decir,  no emite, no hay emisión de eyaculado. Esto puede ser producido fundamentalmente por alteraciones que tienen que ver fundamentalmente con problemas de tipo neurológico. Ocurre con frecuencia en pacientes que han sido sometidos a algún tipo de cirugía, como la linfadenectomía abdominal, en el cual hay un daño sobre los nervios a nivel abdominales.