¡Y llegó el gran momento!: La transferencia embrionaria

 

 

transferencia embrionaria

La transferencia de embriones al útero es el paso final del proceso de Fertilización In Vitro. Es un procedimiento ambulatorio que se realiza en pabellón, sin necesidad de analgesia o anestesia. Este procedimiento dura alrededor de 15 minutos y consiste en depositar los embriones en el interior de la cavidad uterina.

Por Dr. Ricardo Pommer, Jefe Medicina Reproductiva Clínica Monteblanco.  

¿Cómo funciona el procedimiento?

Se utiliza un delgado tubo de plástico inerte y muy suave llamado catéter. Este se introduce a través del cuello uterino y una vez en el interior de la cavidad, los embriones son depositados en la cavidad uterina. Siempre se realiza bajo visión ecográfica abdominal.
El proceso de implantación del embrión se inicia al quinto día de la fecundación. Así, los embriones son transferidos al segundo o tercer día, estos deben continuar su desarrollo en el fluido uterino antes de tomar contacto con el endometrio e iniciar la implantación. En algunos casos la transferencia se realiza al quinto día en etapa de blastocisto.
La transferencia puede también realizarse a las trompas de Falopio. De ser así, se hará por microlaparoscopía y entonces se requiere ayuno ya que la paciente recibirá anestesia general.

¿Cuánto reposo se requiere después de la transferencia embrionaria?

Después de la transferencia la paciente permanecerá en  reposo por dos horas. En general se recomienda al menos reposo relativo por dos días. Esto, sin embargo, no es una medida fundamental.

Algunas mujeres presentan después de la transferencia un ligero flujo sanguinolento, esto es normal y no debe preocupar.

 

¿Cuándo se sabe si el embrión se implantó y por lo tanto hay un embarazo?

Once días después de la trasferencia puede medirse en la sangre de la mujer la hormona (ßHCG), que permite documentar la presencia de embarazo. Esta hormona duplica su valor cada 1.5 a 2 días. De esta manera, mediciones seriadas pueden aportar información útil relativa a  calidad de la gestación antes de ser visible con ecografía. La ecografía transvaginal permite visualizar un saco gestacional dentro del útero, 21 días después de la transferencia embrionaria.