Mamá y Papá

Si el proyecto de familia contempla tener hijos con una pareja heterosexual, tanto la mujer como el hombre deben ser evaluados de manera paralela. Cabe recordar que un tercio de las causas de infertilidad deben a un factor masculino, otro tercio a un femenino y el resto a causas mixtas. De allí la importancia que el estudio de la pareja esté centrada tanto en la mujer como el hombre, en forma simultánea. Los tratamientos disponibles son de alta y baja complejidad.

pareja-embarazada_1303-3552

Tratamientos de baja complejidad:

Coito dirigido

Técnica sencilla que consiste en programar las relaciones sexuales en el período ovulatorio, donde existe la mayor probabilidad de lograr un embarazo en forma natural. Requiere seguimiento ecográfico para determinar dicho momento y puede ser realizado en ciclos espontáneos o de ovulación inducida. Se necesita indemnidad anatómica que permita una eyaculación intravaginal, una adecuada reserva ovárica, útero y trompas de Falopio sanas y una producción normal de espermatozoides para indicar este tratamiento.

Inseminación Intrauterina

Técnica de baja complejidad que consiste en la colocación de una muestra seleccionada de espermatozoides en la cavidad uterina utilizando una cánula flexible que se introduce por el cuello uterino. El procedimiento es realizado el día de la ovulación, lo que se determina con seguimiento ecográfico y puede ser programado en ciclos naturales o de ovulación inducida. La pareja que accede a esta técnica debe tener una cavidad uterina y trompa de Falopio sana, una adecuada reserva ovárica y una cantidad suficiente de espermatozoides normales. De ocurrir la fecundación, ésta será in vivo, donde normalmente sucede, que es la trompa de Falopio.

Tratamientos de alta complejidad:

Fecundación In Vitro (FIV- ICSI)

En este caso, los ovocitos son recuperados del cuerpo de la mujer a través de la vagina. Con la paciente anestesiada, se puncionan los ovarios y se recuperan los ovocitos. Luego, en el laboratorio, cada ovocito es fecundado fuera del cuerpo de la mujer, mediante la inyección de un espermatozoide previamente seleccionado (ICSI- PICSI) o cada óvulo se junta con 80 mil espermatozoides, en una cápsula (IVF). Los embriones así formados, son transferidos de vuelta al útero, mediante un procedimiento que no requiere anestesia y que dura sólo 10 minutos. La pareja puede acompañar a la futura madre en todo momento.

PICSI

La técnica PICSI se desarrolló después de la ICSI, la cual consiste en la inyección de un solo espermio al interior de un óvulo, y que es la principal indicación para factores de infertilidad masculina como, por ejemplo, baja cantidad de espermios. Al constatarse de que los hombres pueden presentar otros problemas, como un recuento normal de espermios pero con fragmentación aumentada, se desarrolló la técnica PICSI. La diferencia está en que el biólogo, al pasar los espermatozoides por un medio especial, es capaz de identificar los espermatozoides menos fragmentados. Por tanto, este procedimiento (PICSI) es el mejor para realizar un ICSI, ya que separa lo mejor de los mejores espermios.

Estudio Genético Preimplantacional (PGT-A)

El PGT-A es una tecnología de la Fertilización Asistida, que consiste en un diagnóstico genético preimplantacional. El embrión cuando está en su quinto día ya tiene definida su carga genética, y antes de ser transferido al vientre materno, se le hace un PGT-A, que puede diagnosticar si viene genéticamente normal desde el punto de vista de sus cromosomas o alguna enfermedad heredable, transmisible, que puede ser letal.

Ovodonación

Algunas mujeres presentan infertilidad por tener baja reserva ovárica (baja cantidad y calidad de oocitos u óvulos, causada por factores hereditarios, radio-quimioterapia, cirugías ováricas, endometriosis, enfermedades cromosómicas, entre otras), porque ya llegó la menopausia natural (después de los 40 años) o por falla ovárica prematura o menopausia precoz (antes de los 40 años).  La ovodonación es un tratamiento que le permite tener hijos a las mujeres con estas condiciones. En este tratamiento, una mujer joven (menor de 30 años), fértil, sana, sin enfermedades genéticas ni de transmisión sexual, dona sus oocitos (óvulos) a la mujer receptora, para que esta última pueda embarazarse, una vez fecundados estos oocitos con los espermatozoides de su pareja o de un donante.  La posibilidad de embarazo con este tratamiento es de 70%. Tanto las donantes como receptoras son asesoradas por nuestra psicóloga como parte del tratamiento, pues este implica un alto nivel de estrés y de impacto emocional.

Agenda Tu Hora a través de este correo: reservas.consultas@fertilidadmonteblanco.cl o a nuestro Whatsapp+56 9 96568086