¿Por qué no me embarazo?

Por Dr. Ricardo Pommer, Jefe Unidad Medicina Reproductiva de Clínica Monteblanco

Al no conseguir un embarazo, muchas veces llegan a la consulta parejas muy angustiadas y estresadas por comentarios, sugerencias y remedios caseros de amigas y parientes, que sólo aumentan el estrés y la ansiedad de la pareja. Otras veces llegan parejas que ya han sido vistas y evaluadas por obstetra/ginecólogos generales, que las han sometido a infinidad de exámenes, cirugías y tratamientos innecesarios, haciéndoles perder tiempo y dinero.

CAUSAS DE LA INFERTILIDAD

Un tercio de las causas de infertilidad se debe a un factor femenino, otro tercio al factor masculino y el resto a causas de ambas o desconocidas.

En el hombre las causas más frecuentes de infertilidad son enfermedades hereditarias o adquiridas que afecten la producción y transporte de espermatozoides. En la mujer las causas más frecuentes son enfermedades que afectan la liberación mensual del ovocito, enfermedades que alteran el transporte del ovocito y del embrión, y enfermedades que afectan la implantación del embrión en el útero.

EN BÚSQUEDA DEL MEJOR TRATAMIENTO

Sin embargo, más importante que estudiar acuciosamente la causa última de la infertilidad, gastando tiempo, recursos limitados y agotando la paciencia de la pareja, es determinar cuál es el pronóstico reproductivo de la pareja, y cuál es el método de fertilidad más eficiente para conseguir un embarazo.

CLAVES DE UN TRATAMIENTO EXITOSO
Hay dos factores claves en el pronóstico de éxito de cualquier tratamiento de reproducción asistida: la edad de la mujer y su reserva ovárica, es decir de la calidad y cantidad de los ovocitos que quedan en los ovarios. A diferencia del hombre, la mujer nace con un número determinado de ovocitos que disminuyen lentamente hasta los 50 años, cuando comienza en promedio la menopausia. Esta disminución ocurre independientemente del uso de hormonas, de embarazo, lactancia, y cualquier otro factor externo. Como cualquier variable biológica, ésta varía de mujer a mujer. Es por eso que hay mujeres con menopausia precoz a los 35 años, y otras que se embarazan a los 55 años.

¿QUÉ TRATAMIENTO DE FERTILIDAD OFRECER?

Existen tres alternativas: cirugía para restablecer la anatomía normal, inseminación intrauterina y fertilización in vitro.

¿De qué dependerá la técnica que se utilizará?

Dependerá básicamente de la edad y de la reserva ovárica de la mujer. En el caso de una mujer joven con reserva ovárica normal, uno se inclina por restablecer la anatomía normal y dejar que la pareja se embarace espontáneamente. Si la reserva ovárica está disminuida, uno se inclina por tratamientos más agresivos como la inseminación uterina. Si además la edad de la mujer es sobre 35 años, uno comienza a quemar etapas más rápidamente, y uno se mueve hacia terapias de alta complejidad.